Extralimitado control de medios desde el Congreso de BCS

Barra de opinión

Extralimitado control de medios desde el Congreso de BCS

Share

Pocos directivos entendían lo que pasaba en el Congreso de Baja California Sur. De un momento a otro, Úrsula Lucero Martínez, directora de Comunicación Social de la XV Legislatura anunciaba el final de una relación publicitaria entre el Poder Legislativo y alrededor de 30 medios de comunicación, vía telefónica.

La decisión, proveniente de la diputada Milena Quiroga Romero, el diputado Homero González Medrano y Esteban Juárez Ramírez, era mantener una relación sólo con 21 medios de comunicación, esto es, cada diputado votaría por un medio de los más de 50 que existían como proveedores. El día de la votación llegó y cada diputado salvó al medio de comunicación con el que mantiene a la fecha la relación publicitaria, o de difusión de actividades legislativas.

La diputada Milena Quiroga es la jefa de prensa al interior del Congreso

Los diputados creyeron que tomaron la mejor decisión, pero justo después de revelarse el mecanismo de selección de medios, es cuando inició el desorden: periodistas buscaban personalmente a figuras políticas para lograr su reacomodo; alrededor de tres lo lograron y otros siguen tocando puertas.

Ya con 21 medios de comunicación enlistados, y otros tres que después lograron el acceso, fue justo cuando se acabó la luna de miel legislativa, esto derivado de las exigencias que han puesto los diputados del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para que cada medio de comunicación conserve el pago mensual de casi 11 mil pesos.

Es obligación de los reporteros (independientes o representantes de una empresa) acudir a las ruedas de prensa que realice el Congreso y a las sesiones, de no ser así, el llamado de atención llega de parte de Lucero Martínez, quien recuerda cabalmente que existe un pago bajo condiciones (algo que suena obvio, pero la forma es fondo). En el tema de las sesiones ordinarias del Congreso, existe un pase de lista.

Por si fuera poco, ahora se les dice a los reporteros a quién deben entrevistar y con qué tema; además de que cada reportero debe tener marca personal de su defensor para cubrir cada palabra que de su boca emane, y de no ser así, la expulsión del listado de proveedores es inmediata.

Ya no será sorpresa que a los reporteros se les ponga un reloj checador, y hasta se les descuente si faltan a una sesión.

Recientemente se dio a conocer que una diputada mantiene un conflicto: quiere pagar íntegramente los casi 11 mil pesos mensuales a una reportera cuando es la misma trabajadora quien le hace ver a la legisladora que eso no es posible porque ella representa los colores de una empresa. ¡Bien por la reportera que respeta a su casa editora! Sin embargo, al carecer de oficio, la legisladora -que recientemente se le ha visto entregando chiles y sandías-, mantiene su criterio para el pago.

Lo anterior es una muestra de lo que pasa en el Congreso; de la forma ruin que creen que pueden mantener a los medios cautivos y del poco oficio político.

Estrategia no es sometimiento

Siempre lo dije: si los diputados creyeron que el mecanismo de selección de medios era una forma, o la única, para evitar que se deje de informar lo que pasa al interior de la Legislatura, están equivocados.

Con los medios de comunicación se trazan estrategias de difusión de actividades, no sometimiento. Hoy agradezco que el medio de comunicación que represento haya sido ignorado para este tipo de relación comercial. Primero, porque las estrategias de comunicación no deben obligar a un medios de comunicación a perder su línea editorial, pero sobre todo, una cosa es pagar por difundir actividades y otras por componer conductas ilícitas de los clientes -diputados-.

Por otro lado, el recorte de casi 30 medios de comunicación no es que sea malo, sino que no se ha dicho cuánto se ahorró y en qué se utilizará. A nivel nacional dichos recortes han sido una bandera de Morena.

La desaparición de 337 mil pesos que le cuelgan al diputado Rigoberto Murillo Aguilar no es cualquier cosa. La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) mantiene en investigación dicho caso. Aunque el diputado dijo que no había robado el dinero, estaría dispuesto a pedir un préstamo al Congreso para regresarlo.

La cuñada del diputado Esteban Juárez Ramírez, proveedora de servicios técnicos -computadoras-, es otra historia truculenta al interior del Congreso que no puede ocultarse por tratarse de un claro conflicto de intereses, por citar otro ejemplo más.

Es justo aquí en lo que debemos entender que contratar a cualquier medio de comunicación no es sinónimo de secuestro editorial. Es decir, ningún medio de comunicación, estoy seguro, saldrá a defender este tipo de actos pese a un pago mensual del Poder Legislativo. ¡Esto no es una estrategia!

¿Protección a periodistas?

Recientemente, el diputado acusado de conflicto de intereses presentó un pronunciamiento sobre la protección a la libertad de expresión, derecho universal pero que en este caso tiene un fin reporteril.

La pregunta en el aire es: ¿crearán una ley a modo? ¿dejará la prensa de ser libre? ¿qué saben de libertad de expresión los diputados? ¿quiénes serán protegidos en dicha ley?

Siempre pongo sobre la mesa la discusión de la palabra periodistas. Hoy día es una palabra obsoleta si con ella se pretende abarcar a comunicadores, feisbuqueros, camarógrafos, editores, etc. Es justo aquí en dónde pienso en los riesgos que existen de llevar a cabo una legislación sin conocimiento de causa.

Es decir, la protección a periodistas -medios de comunicación- también deberá ser en lo económico: que un periodista o medio de comunicación no sea excluido de la participación de contratos publicitarios por ser de derecha o izquierda, porque así nos ven. Y para evitar esto es necesario que las instituciones creen mecanismos de participación.

Hoy en día la clase política no sabe distinguir entre un periódico digital y una fan page. Derivado de lo anterior existen feisbuqueros que, sin invertir un centavo en una plataforma digital mantiene jugosos contratos. Se trata de ser profesionales en la prestación de un servicio. Hay quienes aseguran tener un periódico impreso y sus soportes informativos son a través de Facebook, o en el mejor de los casos, de la impresión de limitados números del periódico sólo para comprobar la publicación.

Me despido haciendo una reflexión: ¿por qué los medios de comunicación no exigimos derechos cómo los hace cualquier otro sector empresarial?

Share
Tags:
1
¡Hola! ¿Te gustaría contarnos algo o escuchar alguna canción?
Powered by
Facebook
Twitter
Instagram